Concejal de Osorno señaló que campañas de prevención de accidentes de tránsito han demostrado ser "un fracaso"

Vivimos un tiempo en que todo es comunicación, relato y estrategia. Y, por eso, la comunicación se ha convertido en un arma de intervención social. Mensajes contra el tabaco, campañas contra el alcohol o spots contra la violencia son el pan nuestro de cada día. Sin embargo, muy a menudo el remedio es peor que la enfermedad. No es sólo que los mensajes y la campañas no tengan éxito en lograr el efecto deseado, es que puede llegar a ser contraproducentes y causar aumentos precisamente en la actitud o comportamiento que querían reducir. Se le conoce como ‘Efecto Boomerang’. 

El Concejal por Osorno, y subdirector del Servicio Provincial de Salud, Dr. Jorge Castilla, señaló que las cifras de accidentes del último fin de semana largo, demostró que las campañas de prevención de accidentes de tránsito han sido un fracaso, y se debe cambiar la estrategia, asumiendo que ya hay una franja de personas que no reflexionará acerca de su irresponsabilidad con si mismos y con sus acompañantes. 

 

Además, hay muchos estudios de promoción de salud que encuentran el mismo fenómeno en todas las etapas de la vida y en todos los contextos, y allí se manifiesta el fracaso de las campañas actuales, señaló Jorge Castilla.

  

¿Por qué ocurre esto? Para entenderlo, tenemos que diferenciar entre las prácticas culturales y los mecanismos microsociales que impulsan a las personas a realizarlas. Hay cierta presión social por 'unificar' las prácticas; es decir, porque se parezcan entre sí. 

 No ocurre lo mismo con los mecanismos. Por ejemplo, hay mucha gente que fuma, pero no todos lo hacen por el mismo motivo. Eso hace que los mensajes mal diseñados ayuden a estabilizar las prácticas sociales en general mientras solo afectan a un pequeño subconjunto de personas. 

Castilla insistió en que el tema debe revisarse, pues no sólo se trata de mayor fiscalización, sino de una real toma de conciencia de la población con el cuidado de su propia vida y la de su familia.
Compartir en Google Plus

Acerca de La Voz De La Costa