Como un acto de verdadera justicia catalogan restitución de tierras a comunidad mapuche

Como un acto de verdadera justicia, se ha calificado que la Corte Suprema ordenara la restitución de los terrenos a la comunidad indígena Llanquilef de Puyehue, ubicada en las cercanías de Osorno, que hasta antes de este fallo se había adjudicado Francisca Ponce Pinochet, nieta del ex dictador Augusto Pinochet e hija de Julio Ponce Lerou. 

Ponce Pinochet exigió como propios unos terrenos que la comunidad reivindica como tierras ancestrales y donde inicialmente la justicia ordenó a los mapuches abandonar las tierras, decisión que fue apelada al alto tribunal y que falló en recursos de casación en favor de la comunidad. El concejal de la comuna de Puyehue Reinaldo Uribe conoce de cerca el problema y señaló el terreno es propiedad de la familia Guerrero Castro, que formaban parte de la comunidad indígena LLanquileo, estimada en 55 hectáreas, las que estaban siendo utilizadas por la nieta de Pinochet e hija de Ponce Lerou para desarrollar explotación de actividades turísticas al contar el terreno con lagunas, saltos de agua y una vista privilegiada al lago Llanquihue y la cordillera de los andes y localizada Laguna el espejo, camino Antillanca kilómetro 8 aproximadamente.

El fallo de la cuarta sala del máximo tribunal establece que la demandante no posee legitimación para reclamar la propiedad del terreno, ya que no se encuentra inscrita a su nombre, sino que al de una sociedad de la que forma parte. 

La familia fue expulsada el 17 de mayo de 1999 por expresa petición del ex presidente de la república Eduardo Frei Ruiz Tagle, quien instruyo al segundo de letras de Osorno a emitir una orden a fuerzas especiales de carabineros que con cinco patrullas se dirigieron al lugar para retirar a sus ocupantes quemando viviendas y bodegas ubicadas en su interior, mientras que sus animales algunos fueron vendidos y otros abandonados. 

En ese momento fue el municipio de Puyehue que entregó una mediagua y terreno para que pudieran tener un techo donde pernoctar cuando se encontraba deambulando por las calles de esta villa. En total sumaban entre 8 a 10 personas entre padres, hijos y nietos. Cabe señalar que ellos tomaron la determinación el día 17 del 2013 se retornar a su predio iniciándose una extensa disputa legal que hoy llega a su fin con el veredicto del máximo tribunal de justicia.
Compartir en Google Plus

Acerca de La Voz De La Costa