Carabineros expresó preocupación por "eje bohemio" en Osorno

Complejo ven el presente y futuro de su sector los vecinos residentes y comerciantes del llamado Eje Bohemio de Osorno, que abarca el cuadrante compuesto por las calles Bulnes y José Joaquín Pérez a lo largo y Mackenna con Baquedano a lo ancho, donde se observa una inusual mezcla de locales de expendió de alcoholes, edificios públicos y habitacionales, juegos de azar, pubs, discoteques, restaurantes, night clubs y afters. Así lo manifestó el jefe de la Primera Comisaría de Carabineros de Osorno, mayor Claudio Landero. 




Por eso no sorprende que este sector sea uno de los más complejos en términos de seguridad e intervención urbana. Según los datos brindados por el mayor Claudio Landeros, de la Primera Comisaría de Osorno, sólo en lo que va corrido de este año se han registrado 57 denuncias por hurtos, lesiones y distintos tipos de robos, que han tenido como resultado 32 detenciones. Asimismo, informó que se han cursado en el mismo periodo 124 infracciones, en su mayoría por consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública y ebriedad. 




"El problema aquí no es la falta de control de Carabineros, nosotros estamos haciendo la 'pega' y entre infracciones y detenciones hemos cumplido con nuestro deber más de 150 veces", relató el comisario Landeros, para quien esta situación representa un problema multifactorial. "No somos los que entregamos las patentes de alcoholes y ahí hay un tema legal también, porque la Ley de Alcoholes 19.925 permite un local por cada 600 habitantes y aquí la congregación es tremenda. Entonces, es más bien un fenómeno social que va más allá del control que hagamos", planteó. 




Todo esto afecta, sin duda, la imagen urbana de los comerciantes y de quienes buscan potenciar el turismo en esta parte. Los antecedentes de homicidios, ataques con arma blanca y palizas que se registran regularmente a lo largo del tiempo, evidencian su deterioro en materia de seguridad.
Compartir en Google Plus

Acerca de La Voz De La Costa