La totalidad de los obstetras del hospital de Osorno son objetores de conciencia de ley de aborto por causal de violación

Según una minuta entregada por el Servicio de Salud Osorno, debido a la insistente presión de la prensa local para que se manifiesten ante la objeción de conciencia y den a conocer cuántos profesionales del área de obstetricia en el Hospital Base San José de Osorno, serán objetores de conciencia y no realizarán intervenciones relacionadas con algunas de las 3 causales por las que se puede interrumpir el embarazo. 

 Señaló que del total de los 16 médicos obstetras del Servicio de Salud Osorno, todos se manifestaron como objetores por lo menos en una de las causales. De ellos, 1 objeta a la primera causal; 5 a la segunda y 16 a la tercera. 

 Además destacan que actualmente han tenido 3 casos de interrupción en el Hospital Base San José de Osorno por la segunda causal. Y un cuarto caso (por tercera causal de violación) que fue derivado a Servicio Médico Legal, siendo atendido en Hospital Puerto Montt (debido a que el centro médico es objetor de tercer causal, por la totalidad de sus profesionales). 

 El procedimiento es el siguiente: cuándo se trata de una paciente de la primer causal (peligro madre) es atendida por el médico de turno o por el equipo de riesgo obstétrico. En el caso de la segunda causal, el caso sospechoso se confirma con la paciente hospitalizada donde se ofrece las alternativas de interrupción o continuación del embarazo. 

En el caso de tercer causal, se hospitaliza la paciente en edad gestacional, se da aviso a tribunales y luego se procede a la interrupción. Es importante señalar que en el caso que parte del equipo de salud de pabellón sea objetor, puede ser reemplazado por quién no lo sea para realizar la interrupción. 

 En este sentido como Servicio de Salud Osorno replican lo que dijo el Ministro de Salud Emilio Santelices el 23 de marzo pasado respecto al cambio en el protocolo de objeción de conciencia por la Ley de aborto en tres causales, quien fue enfático en señalar que la norma “se respeta y se mantiene”. El protocolo eliminó el numeral 2 respecto a la objeción de conciencia institucional, que hacía alusión a los convenios con el Estado. Reduce también, los requisitos para las instituciones, excluyendo la necesidad de justificar “en base a creencias, valores, idearios y la expresión de la relación concreta entre aquellos y sus estatutos”, la decisión de objetar.
Compartir en Google Plus

Acerca de La Voz De La Costa