Presidenta del Consejo Mapuche de San Pablo explicó que la retribución a la labor de los lawentuchefes es todavía una deuda

En el país, y particularmente en nuestro territorio, se ha avanzado en el reconocimiento social y valoración de la medicina ancestral. Se ha abierto espacio para los Kimchés y lawentuchefes.
Se ha logrado préstamo y uso gratuito de establecimientos de salud, donde opera una suerte de consultorio alternativo de medicina intercultural.
Los nuevos hospitales en construcción en San Pablo y San Juan de la Costa, incorporan los aspectos culturales de la población, considerando cultores de la medicina tradicional williche, como componedores de hueso (ngutafe), lawentuchefe y lawentufe, kimche y un machi, quienes desarrollan roles particulares como cultor, y se valora su localización en el territorio en relación con las especialidades de cada uno de ellos.
Pero en un hospital o en un cesfam, los funcionarios de salud son pagados por el Estado, y los cultores no reciben el mismo trato. Esto lo reconoce la Presidenta del Consejo Mapuche de San Pablo, Edith Canío, quien explica que la retribución a la labor de los lawentuchefes es todavía una deuda
De acuerdo a la dirigente, hay que profundizar el proceso de reflexionar y comprender la cosmovisión del pueblo mapuche williche en el ámbito de la salud y visibilizar sus aportes a la construcción del modelo de gestión de los nuevos establecimientos interculturales en el marco del desarrollo territorial, todo esto para establecer elementos de contextos culturales e históricos que inciden en la salud de los pueblos originarios y la población usuaria de los hospitales interculturales.
Compartir en Google Plus

Acerca de La Voz De La Costa

0 comentarios:

Publicar un comentario